¿Por qué un Día Europeo de las Lenguas?

Nunca han existido tantas oportunidades de trabajo o estudio en otro país europeo. Sin embargo, la falta de competencias lingüísticas es un lastre para muchas personas que podrían beneficiarse de ellas.

Debido a la globalización y a las estructuras de las grandes empresas internacionales, los conocimientos de lengua extranjera se han vuelto necesarios para realizar un trabajo eficaz en el propio país de origen. Saber inglés ya no es suficiente.

Europa es rica en lenguas: existen más de 200 lenguas europeas y muchas más habladas por ciudadanos cuya familia proviene de otros continentes. Este es un importante recurso que debe ser reconocido, utilizado y valorado.

El aprendizaje de lenguas es beneficioso para jóvenes y adultos – nunca se es demasiado mayor para aprender una lengua y disfrutar de las oportunidades que ofrece. Incluso si tan solo hablas unas palabras de la lengua del país que visitas (por ejemplo en vacaciones), esto te permite conocer nuevos amigos y contactos.

Aprender otras lenguas es una manera de llegar a comprendernos y de superar nuestras diferencias culturales.

Objetivos

Las destrezas lingüísticas son una necesidad y un derecho para TODOS. Este es uno de los principales mensajes del Día Europeo de las Lenguas.

Los objetivos generales son la concienciación pública en lo referente a:

  • La riqueza de la diversidad lingüística europea, que ha de ser preservada y reforzada.
  • La necesidad de ampliar la variedad de lenguas que se aprenden (incluyendo las lenguas menos habladas), lo cual se traduce en plurilingüismo;
  • La creciente necesidad de alcanzar un buen nivel en dos lenguas o más con el objetivo de tomar parte activa en la ciudadanía democrática de Europa.
… el Comité de Ministros decidió declarar la celebración de un Día europeo de las lenguas el 26 de septiembre de cada año. El Comité recomendó que la jornada fuera organizada de una manera flexible y descentralizada para responder a los deseos y a los recursos de los Estados miembro que podrían definir mejor sus propios procesos; también recomendó que el Consejo de Europa propusiera un tema común cada año. El Comité de Ministros invita a la Unión Europea a unirse al Consejo de Europa en esta iniciativa. Se espera que esta jornada se celebre en cooperación con todos los socios relevantes».
Decisión del Comité de Ministros del Consejo de Europa, Estrasburgo (776ª reunión, 6 de Diciembre 2011)